Es más fácil encontrar trabajo estando empleado: realidad y mito | Trabajo

Cuando alguien está descontento en su trabajo y se plantea renunciar a su puesto la recomendación general suele ser que intente buscar otro empleo antes de dar por finalizado el actual. La razón que se da es que es más sencillo encontrar un trabajo estando en activo que parado, así que nos hemos preguntado si esto es realmente así o responde a un mito del universo laboral.

Esther Carrera, Senior director de la consultora PageGroup y experta en selección de personal, explica que, aunque siempre depende mucho del tipo de perfil, es cierto que cuando estás trabajando es más sencillo cambiar porque tu perfil tiene más valor en el mercado: “Sobre todo, porque si uno tiene trabajo y se postula a una nueva posición lo hace con más confianza y va a tener más fuerza, por ejemplo, en la negociación salarial”.

En la misma línea se pronuncia Rodrigo Miranda, director general de la escuela de negocios ISDI y autor del libro #Reiniciando: cómo reinventarse profesionalmente en un mundo digital: “Cuando alguien busca algo mejor y no tiene una urgencia o una necesidad para que eso pase cuanto antes tiene más seguridad y una posibilidad de análisis de la situación más objetiva”.

Miranda, que aporta en su libro distintas técnicas para iniciar una transformación laboral recomienda no quedarse estancado en los trabajos y estar siempre preparado para una posible cambio porque, quizás, cuando toque hacerlo de verdad ya sea demasiado tarde. “Siempre tienes que estar explorando oportunidades y entendiendo cuáles son los ciclos del mercado porque ahora son cada vez más cortos. Antes alguien entraba a una compañía y estaba 20 o 25 años en ella, pero eso ahora eso no pasa”, recuerda. “Un buen despertador, que uno se puede poner, es cada dos años. Es ahí cuando hay que empezar a preguntarse si uno tiene las capacidades que el mercado necesita, si sería atractivo para alguien que esté buscando ese tipo de perfil, si se está formando para conseguirlo… Esas serían las preguntas esenciales que deberíamos hacernos cada cierto tiempo”.

El proceso de encontrar trabajo es muy laborioso y requiere mucho tiempo y esfuerzo. Como se suele decir, conseguir empleo es un trabajo en sí mismo y se han de tener en cuenta muchos factores para no caer en un pozo sin fondo. La digitalización de los procesos ha facilitado mucho el acceso a las empresas, pero al mismo tiempo, la competencia es cada vez mayor y, en ocasiones, hay que lograr destacar en sectores muy saturados. Desde PageGroup, por ejemplo, recomiendan antes de lanzarse a la búsqueda hacer una análisis previo de lo que buscamos, del perfil que tenemos y de dónde puede aportar más valor nuestra experiencia: “Es fundamental tener un foco claro de búsqueda. La gente empieza a tantear el mercado, pero luego cuando los entrevistas te das cuenta de que no tienen un objetivo demasiado definido”, señala Carrera.

Además, la experta en selección de personal hace mucho hincapié en la necesidad de ser proactivos: “El 70% de las oportunidades laborales surgen por la red de contactos, así que hay que trabajar ese networking. Hablar con conocidos, con compañeros de universidad, de master, excompañeros de trabajo… Cuanto más amplia sea tu red más opciones vas a tener. Y luego, que exploren otras vías como la que ofrecemos las consultoras, donde se mueve ese otro 30% de oportunidades”.

En un mundo interconectado y en el que tienen especial importancia las redes sociales, se habla mucho de realizar una buena gestión de la marca personal online. De esta forma podemos mostrar al mundo lo que podemos aportar y conseguir oportunidades a las que de otra forma sería mucho más difícil acceder. Para ser cuidadosos y elegir bien el tono Rodrigo Miranda recomienda hacer un análisis de los aspectos de la vida personal que puedan completar el perfil profesional: “No significa que tengas que contar todo lo que haces en tus redes sociales, pero sí aquellas cosas que suman. Un ejemplo es el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, que muestra su actividad deportiva”. De esta forma, dedicando un rato cada semana se puede ir trabajando para construir una identidad personal online de forma natural. “Lo que tienes que conseguir es que la gente venga a buscarte a ti”, recuerda Miranda. “Y es algo que hay que hacer día a día, pero con esfuerzo y dedicación en un periodo relativamente corto de seis meses o un año puede conseguirlo”.

En su libro #Reiniciando Miranda incide en la necesidad de seguir formándose continuamente y en trabajar la gestión de las emociones para ser capaces de abrazar el cambio y la transformación en la que está inmerso el mundo. “La mejor manera de afrontar la incertidumbre es afrontándola”, explica. “La gente trata de buscar un entorno seguro, pero eso ya no existe”.

Otro recurso son los portales de empleo donde es posible crear perfiles profesionales e inscribirse en las ofertas que publican las empresas. Los profesionales del sector también aconsejan perder el miedo a contactar directamente con los reclutadores o con personas que puedan recomendarnos en plataformas como LinkedIn: “Podemos enviarles un mensaje, pero que sean muy escuetos. Lo justo para presentarse y explicar que estás en búsqueda activa de empleo y puedan consultar tu perfil”, recuerda Carrera. Y otro aspecto fundamental es adaptar el currículum a la posición a la que estás optando. “Sin mentir, pero ajustándolo un poco a las necesidades del puesto porque los reclutadores miramos cientos de perfiles en diagonal y hay que conseguir llamar la atención. Para ello hay que ser muy conciso y resumir muy bien tus valores”.

leave a reply